8.7.06

Impaciencia del Corazón.

Acabo de terminar con este libro, de Stephan Zweig, cuyo máximo BS ha sido "24 horas en la vida de una mujer".

Es una novelita cursi, bonita, pero que te hace pensar en lo problemático que puede llegar a ser dejarte llevar por tu corazón unicamente.

Es la historia de una muchacha tullida, hija de un padre adinerado, y de un oscuro oficial del ejército llamado Hofmiller, de 25 años. Un día, por una coincidencia, se encuentra en una cena ofrecida por esta aristocrática familia (Von kekesfalva), y sin tener mayor antecedente de ellos,comete una tontería. Invita a bailar a la "hija del dueño", quien al sentirse ofendida, entra en una crisis de nerviosismo, y el no tiene mas remedio que salir huyendo de la casa como un delincuente.

Después, convencido en su necesidad de pedir disculpas, regresa a la casa, y repentinamente comienza a frecuentarla, a dejarse agasajar por los lujos que el dinero de los von kekesfalva pueden otorgarle, a charlar con ligereza con las muchachas que viven en la casa (Edith la tullida, y su prima).

Pero en realidad es solo compasión lo que lo une a la familia, se compadece del dolor de Edith, de la tristeza de su padre enfermo, y trata de aligerarlo, incluso por medio de mentiras "una mentira que hace feliz a un ser humano,tiene más peso que toda la verdad del mundo", y miente a la enferma, diciéndole que sanará pronto.

Demasiado tarde se da cuenta que ha pasado lo inevitable, la chica lisiada se enamora perdida e irresponsablemente de él. Y lo hace notar por medio de un beso, un beso que a el le quema, lo asusta, lo petrifica.Porque el amor no tiene nada que ver con la compasión, el amor da vida, y la compasión la quita, el amor te da libertad, y la compasión no es más que una cárcel que te oprime, que te va succionando la voluntad hasta no ser mas que un guiñapo dominado por tus emociones.... Pero la compasión gana. Y acepta y tolera el amor de la niña enferma, solo por librarse de ella.

Pero el amor a ella le da alas, y trata de caminar usando sus piernas maltrechas, con tal de demostrarle a él, a su amado, que quiere y puede ser una mujer y no una carga para él. Pero el amor es cruel también, y la enfermedad más real que cualquier sentimiento, y cae delante de él, como una piedra. Y el miedo lo paraliza, y hace que él de un paso atrás en vez de adelantarse a ayudarla.

El huye nuevamente, y tiene que enfrentarse a una horda de amigos, familiares y gente que lo señala por sus "relaciones" con la tullida. Es más facil negarlo todo, negación que llega a los oídos de Edith, quien al saberse burlada, decide terminar con su vida, arrojándose de lo alto de una torre, y demostrando que la compasión disfrazada de amor, puede ser mas perjudicial que el mas puro de los odios....

Me queda una desazón al terminar esta novela, cuantas veces hemos aceptado un amor basado en la compasión? Cuanats veces nuestro corazón palpita sin freno, y del otro lado no hay más que tolerancia? Cuantas veces hemos sido objeto de una adoración infinita, mientras en nosotros no hay más que una simple amistad, o a veces ni siquiera eso?

Y hemos (y nos han dañado), haciendo que nuestro corazón se arroje de lo alto de la torre, y aniquilando sentimientos junto con los cuales perecemos un poco, cada día, cada instante....

Cuanto hemos dañado, sin quererlo?

No hay comentarios.: