12.5.06

De vuelta a las andadas.

Fui a comer a la Cafeta de la madre, y me acordé cuando mesereaba allí.
y hoy, pa no perder la costumbre, agarré un delantal y me puse a atender mesas.
Soy una pistola en eso, llevar un plato en una mano, mientras con la otra recoges los trastes sucios, y limpias la mesita con un trapito que cuelgas en la cintura. Jejeje.
Me gusta atender a las personas (que paguen porque las atiendan ¬¬). Lástima que nunca dejan propina, y que son maestros insoportables, y que estén feos....
Mi amá estaba toda estresada, porque "se me iba a hacer tarde" para regresar a la oficina, pero yo estaba feliz, con trabajos alcancé a medio comer, pero atendí a hartos maestros.
Por cierto, mi ma nunca ha tenido mesera mas bonita que yo :)
Y las chachas que tiene ahorita son un cero a la izquierda. De tres no hace una (cuatro con la chenia).....

En fin. Es viernes.

6 comentarios:

Fabrizio dijo...

¡Una Princesa de mesera! Me imagino que los maestros se sintieron como reyes.
Un abrazo.

Guillermo Mano dijo...

"... y que estén feos"

¿Por qué lástima?

¬¬

waltermartin5065722892 dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Yuni. dijo...

Porque si estuvieran guapos, hasta con gusto se atienden, no?
Digo.....

Adrián dijo...

Ja... Y si no dejan propinas no hay fijón

Evita dijo...

Pues vaya que no dejen propinas... y encima feos... lo tuyo tiene que ser AMOR AL ARTE, porque otra cosa no se me ocurre.

Besos.