23.9.05

Aniversario.

Te conocí en la Iglesia, siempre te veía a lo lejos, bajito, sonriente, siempre con tu familia, con tu clásica camisa de cuadros a manga larga. ¿Por qué nunca te gustó usar manga corta?...... siempre sentado en la sección más alta del auditorio.

Luego (no puedo recordar porque), nos hicimos amigos, era increíble poder saludarte, y tu voz era tan profunda, que aún después de tanto tiempo, la recuerdo perfectamente, y me embarga una sonrisa cada que escucho voces como la tuya, fuertes, graves, siempre moduladas.

Tampoco puedo recordar cuando me enamoré de ti. Creo que una mañana me desperté pensando en que te amaba…. Y me dormía pensando en ti. Lo que si puedo recordar es que cada que apagaba la luz daba gracias a Dios por haberte creado…. “Gracias por traer a mi vida a M”, decía, invariablemente, todas las noches, no se por cuanto tiempo….. y dormía con una sonrisa.

Bien es cierto que solo éramos amigos, pero éramos el uno para el otro, no te diste cuenta? Compartíamos la misma creencia, el mismo gusto por la música, la misma familia cercana….. eras “the one”, ya en este tiempo, cantabas en la Alabanza del Templo, era increíble oír tu voz en medio del coro, que bien cantas, que bien lo has hecho siempre…… espero lo sigas haciendo.

No había nada que me hiciera mas feliz que tu cantaras en las reuniones donde yo compartía el mensaje…. Éramos así como la pareja ministerial perfecta… tu cantarías y yo predicaría. Era sencillo, no?

No puedes imaginar lo que sentí cuando supe que entrarías en la misma escuela donde yo estudiaba. No sabes cuanto tiempo oré porque fueras aceptado, no sabes el nervio el día de tu examen…. Y eso que solo éramos amigos.

Cuando entraste a la Universidad creo que empezó la época más feliz de mi vida, aunque también fue la cúspide donde iniciaba la cuesta abajo…… Me encantaba encontrarme contigo saliendo de la clase, y tu también me buscabas, no pasó mucho tiempo para que pasáramos juntos gran parte del día, compartiendo chistes, chismes, anécdotas, comentarios tontos, cantos, y compartir todo el fin en actividades de la iglesia. Te hiciste tan parte de mi como el latido de mi corazón.
Había veces que me sorprendía a mi misma pensándote, incluso llegue a rebajarme a los niveles secundarianos y rayar en las butacas “te amo M”…… escribir tonteras en los cuadernos, y suspirar como idiota la mayor parte del día, pasear “accidentalmente” en el lado de la escuela donde tu estabas, buscar cosas que hacer juntos…. Recuerdas cuando nos volamos clases y nos fuimos a ver “Mas allá de los sueños”? la película era horrible, mal planteada, aburrida, tediosa e insípida, pero por estar contigo, cambiaba todo, el argumento era que un par de esposos fallece, uno va al cielo, y ella al infierno….. Una frase se me quedó grabada “Si ella no está en el cielo, entonces ese es el último lugar al que quiero ir”.
Así lo pensaba yo también …. Estaría donde tu estuvieras.
Dios, no puedo creer cuanto te amé!!!

Un día me enteré que tu le gustabas a ELLA, y tuve miedo, ella era tan bonita, la niña con la que todos quieren andar. Tuve miedo de perderte, miedo auténtico. Es increíble como este sentimiento saca lo peor de nosotros. Se me hizo fácil decirle “El quiere que seamos novios”…. Entiéndelo, estaba protegiéndote, protegiéndome, protegiendo lo nuestro…… era una mentira, bien lo sabía (solo éramos amigos!), pero yo me engañé a mi misma, (no pasábamos todo el día juntos?, no me buscabas tu a todas horas?) y la engañé a ella, para “salvar nuestro amor”… que Idiota.

Y de repente algo cambió, nuestra relación empezó a enfriarse, imperceptiblemente, y yo no lo vi, estaba cegada, entiéndelo, yo lo veía todo igual, todo era un algodón de azúcar de feria de pueblo
Hasta que llegó el día cero. La curiosidad mató al gato (y no siempre muere feliz), sentados en la iglesia, hurgaba la Biblia de ella, y encontré un papel con tu letra, diciéndole que la amabas, “mariposa” la llamabas, mil palabras que yo oía solo en mis sueños (y no todos eran dormida)….. mi mundo se derrumbó.
Ella era mi hermana!!!

Y de repente, todo lo que tenía color, se volvió gris, todos mis sueños se nublaron, todos mis planes no eran mas que una flor marchita a la orilla de una carretera…. No era nada. Y de repente lo comprendí. Ella te había dicho mi mentira!!!

Y luego, un año negro, viéndote entrar en mi casa, salir, tomarla de la mano los fines de semana, ver en mi recámara (que compartía con ella) regalos, cartas, flores, detalles….. no sabes que es eso, realmente no lo sabes.

Y en casa todos se extrañaron…. Ibas a verme a mi! Eras mi amigo! Todos pensaron que era algo más que amistad, y solo vieron como se rompían los lazos entre dos hermanas….. no puedes imaginar como la odié, como me odié a mi misma, como te odié a ti. Era una lucha en mi mente “como decir que amo, si odio?, como decir que odio, si amo?, porque odio a quien no debiera, y amo a quien no lo merece…. Es solo el reflejo de la podredumbre de mi corazón, que ni sueña, ni vive, ni ama. Solo late para gritar que sigue vivo. Miserable existencia, vulgar paradigma. El motivo del dolor es el eje, como se cambia el eje? Como se cambia la estructura pensante?, como dejo de pensarte?, como se deja de amarte?, como dejo de odiarla?” ….. Lo tengo grabado en la memoria, lo escribí hace ya tantos años, y lo tengo tan presente como si lo hubiese escrito ayer.
Y luego, de nuevo la maldita curiosidad!!! Tenía acceso al correo de ella! Como me lastimaba leyendo tus correos….. Hasta que leí como te referías a lo más preciado para mi (mi familia), como pintaban entre ustedes que ella era una princesa (cualquier rapunzel de quinta), en casa de una bruja y un “frankenstain”, que estúpido, como deseabas que se quitaran los obstáculos del camino (nosotros) para poder “realizar su amor”….. y otra frase que no se borra, en ese mismo correo “y a ella (a mi) se le colgaran los cachetes de bull dog, y se verá mas horrible, mas de lo que ahora es”…… Sabes que sentí en ese momento? No, no creo que siquiera lo imagines. Yo, a pesar de todo, te seguía queriendo.

Como me castraste emocionalmente. Horrible. Yo. La escogiste a ella precisamente porque era más bonita. Viste la cáscara antes que el interior, la envoltura antes que el regalo. Quien podría pensar diferente? Aun ahora, tantos años después, me miro al espejo y pienso “alguien podrá ver más allá?”

Siguiente día cero. Fuiste a pedir permiso de andar formalmente con ella, con tu madre incluida. Mi recámara esta pegada a la sala, una ventana las separa. No creo que sepas que estaba en mi cama (junto a la ventana), llorando hecha ovillo, escuchando como decías a mis padres de mi mentira, diciendo que inventé cosas para separarlos, y que a quien amabas era a ella, no a mi….. merde no tienes idea del dolor que sentí.
Obvio mis padres te negaron el permiso, estaba en juego una relación entre hermanas!! No creo que lo hayas (hayan) entendido. Para ti fue solamente la conclusión de mi maldad. Y convenciste a mi hermana que se fuera contigo.
Muchos días estuvo su maleta hecha en mi recámara. Quizá no te amó lo suficiente, quizá nunca se atrevió, el caso es que jamás lo hizo. Y pocos meses después, su “gran amor” se vino abajo, unos meses después, y ella ya estaba embarazada de alguien más.

Ese era su gran amor? Creo que me dolió mas su separación, porque por un estúpido affaire, mi corazón quedó destrozado.

Hoy hace 6 años del Segundo día cero. 6 años después mi corazón está recuperado (incluso vuelto a romper una vez más). Mi hermana está a semanas de casarse (no contigo), nuestra relación es buena (después de 6 años!) hoy todo está bien.……

Pero hoy guardo un minuto de silencio por la parte de mi que murió contigo.
Espero seas feliz.
Donde quiera que estés.





1 comentario:

Gabriel dijo...

Nono, este relato no lo habia leido. Estoy sorprendido de esto que les ocurrio es tan complicado emocionalmente que no se que decir. Que bien que las cosas ya pasaron pero al final de cuentas debes de aprender a vivir con ello de la mejor manera.
mil besos para ti...