23.10.06

León


Ayer domingo tenía una cita en Leon para revisión de mis ojitos pajaritos. En teoría debía de ser la última cita, pues hasta el mes pasado la cicatrización iba muy bien.
Normalmente cuando voy a leon, me voy con mi señora mamá, pues aprovechamos para ir a bobear los cientos de miles de zapatos que hay por esos lares.
El día de ayer tenía que ir a otro lado y no fue conmigo, Snif.
Total que ahí voy de a solapa a los Leones, hubiera sido fácil pedirle a alguno de mis cuasigalanes que me llevaran, pero la neta es que he andado de un chipil hormonal MAL plan, con decirles que el sabado estuve chillando desde las 8 de la mañana hasta como a las 11 de la noche.
Pero no es ocasión de contarles mis penas y desventuras (Snif), sino de platicarles de la travesía a León.
Pues otra vez me dio estrés manejar en carretera (aunado a que no se llegar, jeje), así que me fui en la flecha de la muerte.
Como aparte de chipil ando medio jodida, (aunado a que es fin de quincena), me fui con los quintos exactos.
En el camino de ida pasaron la película de “Corazon de caballero”, un monito con pinta medio gay que es hijo de un ñor que remienda redes de pescadores, pero su sueño siempre ha sido ser caballero (hobby para los nobles únicamente), y con la ayuda de sus amiguis (3 monitos y una herrera, la cual para mi gusto, estaba mas guapa que la protagonista), logra convertir su sueño en realidad. Bien por ellos.
El plan era que al llegar a León, iba a tomar un taxi para la Plaza mayor, pues allá está el changarro ocular, pero pos los taxis cobraban un chorro, así que me amarré los pantalones (ayer traía unos pescadores bien nices) y me trepé al optibus.
El optibus es el sistema de transporte de León, es el antecesor del famoso metrobus en los DF´s, 3 líneas enormes de autobuses que recorren toda la ciudad, haciendo paradas en casetitas metálicas en el centro de los carriles. El optibus tiene un carril para el solo, por lo que camiones normales ya no pasan por esas calles. Llega a una terminal llamada “alimentadora” de donde salen camioncitos “auxiliares” que reparten a la gente a las colonias. Todo por 6 pesotes (la “oruga” –así le llaman al camión del optibus-, + los auxiliares), si pagas con tarjeta, son $5 pesotes por transportarte por toda la ciudad, y si eres escuelante, $2.50. Es un buen medio, higher than nuestros ruleteros, y lower than el metro del DF, pero ahí la lleva.
Llegué a la plaza mayor, y lo que se suponía sería la ultima cita ocular, resultó en una infección en el ojo izquierdo, debido a que me pongo las gotitas cada que me acuerdo, lo cual es como cada 12 horas, considerando que debían ser cada 4, pos ni pez, se extendió el tratamiento 1 mes más. Ahora con gotitas cada 3 horas, y un gel que arde por las noches.
Como ya estaba alla solita, pos me puse a vagar por la plaza, estuve bobeando los trajes de baño para la próxima salida (me voy este sabado público querido, que bonito es lo bonito), y comí en la sección de fast food.
Pasee por las tiendas de ropa, de zapatos, de mil chucherías, y por la pista de patinaje de hielo.
Aquí no tenemos pista de hiejo, pero en noviembre se va a inaugurar una, lero lero, ya no somos tan rancho… (taaaan pues).
Regresé por la misma vía (auxiliar+optibus línea 1), por 6 pesotes, y me regresé a mi rancho.
La peli de regreso fue una con Dakota Fanning, y un caballo de carreras, vi un pedacito y me dormi, no me gusta mucho la mezcla persona+caballo (que sick), y pos ya.
Es lunes y no tengo ganas de trabajar, se nota?

1 comentario:

Mau dijo...

Otra del club de los Chipil Mondays...

Sigue Gozando!