10.1.06

Bajo unas ruedas.

No podía dejar de mirar como se convulsionaba por el dolor.
No podía cerrar mis ojos sin ver el cuerpecito lleno de pelo y sangre, y mugre del camino.
No podía mas que sentir odio auténtico por aquel individuo que sabe que lastimo un animalito, y seguir de frente sin detenerse.
No podia dejar de ponerle la carita de mi Filitititis, sus ojos azules y su collar púrpura con una campanita, a ese gatito anónimo.
No podía dejar de pensar en ese proverbio "El justo atiende la vida de su bestia (entiendase como animalito), mas las entrañas de los impíos son crueles"
No podía dejar de llorar al pensar en el gatito de la orilla del camino.
..........................................................

Pero me duele mucho, mucho mas, que no fui capaz de detenerme, de levantarlo y cobijarlo, y correr a un veterinario, por si aun podía salvarlo, o simplemente inyectarlo.

.........................................................
Que asco me doy a veces.

1 comentario:

Ebriopuerco dijo...

Es usted muy sensible Licenciada, sin embargo hay ocasiones en que uno no puede hacer nada y creo que no esta bien que tenga sentimientos de culpa que no le corresponden.
Es usted increible.
Mucho