26.12.06

Disertaciones navideñas.

Ya pasó la navidá.
Hoy no amanecí grinch, más bien todo lo contrario.
Dejen cuento el chisme completo.
A pesar de que en casa no celebramos navidad (ni cena, ni árbolito, ni decoración, ni nacimiento, ni nada de eso -espiritu grinch cristianoide-), en casa del galán si hubo todo eso.
Fuimos al centro de Querétaro. En mis 15 años de vivir en los Querétaros, en la vida había asistido a las celebraciones que tienen lugar en el Centro.
El mero día 24 hay un recorrido de carros alegóricos (alegóricoalegóricoalegóricoalegóricoalegórico...... se dan cuenta que si repites una palabra el suficiente numero de veces pierde el sentido? alegóricoalegóricoalegórico.... en que iba?)
.....ah! Carros con motivos Bíblicos: Adan & Eva from naked garden, Moises, y sus tablas, Judith (pueden creer que no sabía quien jijos era Judith?, hoy en la oficina pregunté a la niñita mocha de la oficina quien era, y quesque fue una reina que mató al rey Holofernes, y ps caí en la cuenta que en mi Biblia no aparece doña Judith (ni una serie de libros denominados Apócrifos, pero esa querido público, es otra historia), y unos monitos de papel bailando que se llaman Mojigangas, y que según me dijeron hoy tambor, no solo se hace aqui en Qro, sino tambien en Hidalgo, de donde son las mujeres -ejem- hermosas.
Y ps la neta yo ni en cuenta.
Mil de gente viendo el espectáculo, (que ni terminé, hacia mucho frío).
Luego fuimos a casa del galán, con family inlcuido, que pensé que sería más denso de lo pensado, pero en realidá me divertí bastante.
Y me di cuenta que el mundo es una esfera -que se mueve al ritmo de la vida, y la fuerza que lo anima es el golpe de tu imaginacióoon- (se acuerdan de este comercial ochentero de videocentro con los garibaldis?). Pq resulta que los parientos del galán son parientos de algun amigo, o trabajamos juntos, o fuimos a la escuela juntos o algo asi. Un pueblote, snif.
Y luego, fuimos a dar el abrazo a una amiga del galán, que resultó que yo la conocía porque estudiamos en la misma prepa, y se acordó de mi perfectamente y ps fue mucho y muy bueno el jolgorio.
Y ps eso me alivianó el espíritu grinch que últimamente me había cargado. Disfruté la época, el tiempo de calidad con mis amigos, y me dí cuenta que lo verdaderamente valioso es compartir un momento con la gente que aprecia, y cero que ver la parafernalia religiosa y mecidas de niño, y arboles y aguinaldos. Excepto el aguinaldo de la oficina, que ese si estuvo bueno, pero ni tan bueno, que el de aquí no está muy jugoso. Jugoso el pavo que comí en la cena de navidad, que dizque no celebro, pero si celebré el hecho de terminar un año, que todavía no termina.
Ven qe espíritu tan lindo tengo hoy?

No hay comentarios.: