29.8.06

De la increible y triste historia de agosto....

He de confesar un terrible secreto que ha marcado mi vida de una manera trágicamente dolorosa cual culebrón televisivo de tercera.
Ronco. Jejeje, como bendita locomotora.
Total que fui a ver al otorrino, pos la cosa ya era que mi hermana quería sacarme de la habitación (que compartimos). Y pos el dr me dijo: Tabique desviado, puede corregirse con cirugía, ahorita no da más que ese problema, pero con el paso de los años, trae la sinusitis, dolores de cabeza y demás. Además era la oportunidad de ponerme la nariz de Charlize Theron, pero pos el dr. dijo que no iba con mi cara de Coatlicue bodeguera.

Programamos la cirugía para el 21 de agosto, 8.00 am.
Llegué a la clínica, y ya estaban esperándome para prepararme, me hicieron quitar mi piercing, aretes, cadenas, y demás (además con previo ayuno, Snif), me desvistieron todita (iiiiuuuu), y me embutieron en una bata de cirugía, de esas que estan abiertas por detrás y que por más que las jales, no terminan de tapar el orgullo pues.

Bueno, al menos esta vez pude conservar mis chones, en el 2000 me quitaron el apéndice, y sin chones y hasta afeitada salí, pero esa, es otra historia…

Me dejaron un rato en la sala de preparación, donde mi madre y mi hermana estuvieron haciéndome compañía, haciendo bromas acerca de mi testamento y diciéndome que no tuviera ñáñaras. No las tenía, era una simple cirugía de 1 hora, y pos no de mayor problema.

A los 15 minutos, entré al quirófano. Es rara esa sensación de no saber que te rodea, pues entras en una camilla, y unicamente ves las lámparas con 4 focos en circular que tiene el aparato ese, había mucha gente (anestesiólogo, otorrino, cirujano, instrumentista y una enfermera metiche), estaban oyendo panorama informativo, y preparando una multitud de instrumentos. El anestesiólogo (un ñor ya como viejito, unos 50 años, me dio animos, y me dijo : No estes nerviosa, ni lo vas a sentir. Pero pos ya en el quirófano como que el valor anda quedando mocho, y es como escalofriante el estar rodeada de tanto aparatejo.

Me pusieron el suero, y ahí inyectaron la anestesia, no habían pasado ni 4 minutos, y yo ya no supe más.

Desperté cerca de las 2 de la tarde, ya en mi habitación, estaba conmigo una enfermera y mi mamá. Tenía la cara llena de vendas, y además tapones en la nariz, pero sin dolor.

Fin de primera cirugía….. to be continued.

No hay comentarios.: