7.11.05

Chenia

Tuve un fin de semana activo. Demasiado para mi gusto.
Visité la ciudad del …. Del….. changos! Como se llama lo que hacen en Tequisquiapan? … duh!
El caso es que fuimos a conseguir aditamentos para la próxima boda (léase todas las cositas que van sobre las mesas).
La fecha es próxima, 5 semanas y contando en regresiva. Todos estamos emocionados, especialmente yo, creo que hasta este momento me está empezando a caer el veinte que mi familia va a dejar de ser tal cual la conozco, y que por mas que digan que “no perdemos una hermana, ganamos un hermano”, nel, el pepino se va a llevar a mi hermana.
Cuando éramos niñas, fantaseábamos sobre el día de nuestra boda, y ahora esta a un ápice de convertirse en realidad.
En ese entonces, no había los galancitos de pacotilla, weritos y afeminados que se acostumbran ahora, entonces nos dedicábamos a soñar con el prototipo de galán masculino mexicano hombre, pero verdaderamente hombre.
Léase Pedro Infante y Jorge Negrete.
Mi hermana escogía siempre al Infante, a mi me gustaba más el porte y la voz del Negrete, pero bueno, creo que no nos dijeron que al momento de hacer esa repartición, ambos eran finados. Triste caso.
Con mi hermana nos dedicábamos horas a recoger catarinas en el jardín trasero de la CFE, ella fue a rajar con la directora que me iría de pinta. Con ella pasaba prácticamente todos los recesos en la escuela.
Life´s go on.
Por lo demás, estamos empezando con las carreras, que las pruebas de peinado y maquillaje, que el color de la mantelería, que el orden de la ceremonia. Y por alguna extraña razón, me pidió que la ayudara a coordinarlo, seguramente porque es un desorden total, pero bueno. Estoy contenta de poder ayudar.
Desde aquí, despido a mi hermana.
Adios hermana.
Y suerte en este paso importante que darás.

No hay comentarios.: