27.10.08

Los passwords

Siempre que me inscribo a una nueva pagina, ya sea de correo, de noticias, o de cualquier menudencia, utilizo la misma contraseña para proteger el acceso.
Y es que si normalmente se me olvida hasta que desayuné en la mañana, es demasiado pedir que recuerde un password para el mail del trabajo. Otro para la sesión de windows de la oficina, uno para mi computadora personal, el mail de hotmail, los de gmail, los de yahoo, el de conexión remota de la oficina, este blogcito, el de mercado libre (puntocompuntoemeequis).

En resumen, todo mi universo cibernético esta "protegido" por el mismo password.
Este está relativamente complejo (nadie pudiera "llegar" a él), es decir, no es una fecha, no es una combinación de mis iniciales, no es un lugar, no es el nombre de la Fru, son simplemente números y letras que alguna vez fueron parte de mi vida estudiantil.

El caso es, que cuando alguien sabe mi contraseña, en realidad tiene el control de todas mis páginas. Se que esto no es seguro, pero en verdad que el disco duro no me da para recordar tantos passwords.

Porque divago de las contraseñas? Bueno, me di cuenta que se volvieron a meter a mi correo electrónico, y leyeron mis mensajes (gracias por la invasión a la intimidad, cero y van dos. O quizá hasta más, ja!). Me di cuenta por una conversación.

Hay amigos a los que quiero con todo mi corazón. Son muchos años de respaldo de una amistad, pláticas interminables, secretos compartidos, canciones dedicadas, entre otras cosas, tanto que puedo decirle "amor". Si, con sólo amistad de por medio (iñiguez, me estoy refiriendo a ti, Saludos a Jalisco! Porfa, dejas un comment reforzando el punto de just friendship?)

Bueno. En una conversación me reclamaron el trato de "amor" a una persona que amo profundamente (just as my friend!). Después de darle muchas vueltas, me di cuenta que la única manera que pudieran conocer este trato, es leyendo mi correo. El día de hoy busque y busque hasta llegar al mail donde le decía "amor" a mi cuaderno, y comprobé que habían estado husmeando.

No me estoy quejando, porque alguna vez yo entré a tu mail. Pero cambiaste la contraseña.
Yo no lo haré, y como dije arriba, es la misma para todas mis páginas. Mira! hasta te estoy dando el control de mi blog, y de borrar 3 años de mi vida documentados aquí.

Jaja, te escribo como si entraras seguido. Igual y ni te enteras de todo mi desvarío.
Pero de todos modos, a mi me sirve sacarlo.

4 comentarios:

NIRBEHT dijo...

eso es verdad como recordar diferentes conbinaciones para mas de cinco espacios en la web.............. yo cambio la mia a cada rato, tengo un alumno que puede entrar al mail de cualquiera aun sin saber las claves de acceso, me lee a diario el correo asi que hasta alli debo mantenerlo en codigos que solo yo entiendo......LUCHA EN CONTRA DE LOS JACKERS... pero aqui despacito te digo, mirar la intimidad de otro es un pecado jjajajaja

Anónimo dijo...

Ya varios años de amistad señorita y sí... nunca pasará más allá del friendship. ¿La razón? tú la sabes.

Nunca me habías dicho así, a mi también se me hizo raro, pero, tomé en cuenta que el amor filial también existe.

Perdón por los problemas ocasionados.

Atentamente: "Iñiguez"

cómo sabrás si en verdad soy yo?

Jazmin dijo...

Yo me limito a mandar al diablo a todo aquel que me cuestione; es muy mi pedo como le digo a mi gente que no?; defiendete mujer; que es eso de andar dando explicaciones?

Bill Mano dijo...

Yo sufrí lo mismo de las contraseñas en el trabajo... Es una lata y a huevo deben ser todas diferentes...

Lo del fulano, sí... Mucho cariño y demás, pero que CHSM...

Metiche. ¬¬

(Srry por lo airado) ;)