6.11.07

teiking desishons

Tomar decisiones.
¿Se han encontrado en el punto del camino donde se dan cuenta que las decisiones que tomaron son incorrectas, y que ahora deben de 1.- desandar la senda, 2.- afrontar las consecuencias, 3.- morderse los labios y fajarse los chones.

Y no hay más opciones que esas.

Hoy público querido, me encuentro de nuevo en ese punto.
Siento y creo que he fallado al decidir, vez tras vez tras vez tras vez.... tras vez.

Cuando pienso que no puedo equivocarme de nuevo. Abro los ojos y me doy cuenta que estoy exactamente en el mismo punto donde juré no volver a estar. Con este mismo sentimiento que juré no volver a tener, y en la misma maldita encrucijada de meses atrás.

¿Por qué es tan fácil equivocarnos?

Como si no hubieran sido suficientes los errores que cometimos en el pasado. Nos aferramos a cometerlos nuevamente, y nos arrepentimos mil veces, y volvemos a caer.

No aprendemos.

2 comentarios:

Jazmin dijo...

Nosotros si, nuestros corazones no, pero hay que hecharle ganas no nos queda de otra o si?

Carolina dijo...

Yuni.
Vamos a equivocarnos POR FAVOR.
Yo acá me despido:
Adiós a los perfeccionismos.
Adiós al mundo del demostrativo.
Adiós al concepto de "exito", "bienestar", "prosperidad" y "ser correctos" que nos pusieron encima.
Siéntete libre amiga, que salió caro muy caro el precio de nuestra libertad.
Y por supuesto, a pelar bien los ojos para tratar de vivir la vida al máximo, Su Vida.
No hay caminos desandados... sólo algunos de los que podemos aprender y ya.
Neta es que cuando el corazón sana se vuelve a romper y luego vuelve a sanar y luego vuelve a....
canta Drexler: "habrá que volverlo a sanar mientras pulse con vida".
En síntesis: taikit-isi.

Abrazo