23.12.14

Cuando eres Godinez con responsabilidad.

Este fin de semana me tocó despedir a una chica de mi equipo. Oompa Loompa los llamaría Mau, pero es TM, así que lo dejaremos en una chica de mi equipo.
Son días complicados en la oficina, estamos en plena reestructuración y varios más de mis chavos van a salir (espero que ninguno lea el Blog, de todos modos pronto se enterarán).

Esta chamaquita tenía escasos 8 meses de reportarme en una posición que es de lo más talachera. Tiene actividades que son recurrentes y sencillas, y entre ellas, enviar documentación a H instituciones oficiales.

El pasado miércoles, me puse como chanclas a 2 chicas por no haber enviado un documento en tiempo, (ella era una de esas 2), y de volada, como es la naturaleza humana, ambas intentaron limpiarse las manitas. Al final del día, mi intolerancia hizo que independientemente de quien lo hiciera, las 2 salieron cagoteadas.

Al dia siguiente, jueves, me entero que no solamente no había hecho el envío del documento, sino que para poder cubrir su falta, lo habia elaborado ese mismo jueves y había falsificado mi firma para poder enviarlo (solo yo puedo firmar esos envios). Me dolió durísimo mi corazón, porque en verdad -creo- que no soy un ogro y les he dado el espacio para avisar cuando se equivocan.... aunque tal vez no fue suficiente.

Sin embargo, falsificar una firma es algo tan grande que no la podía dejar pasar, aunque se me juntaba con el estrés que próximamente dejaré la posición para dedicarme de lleno al maravilloso mundo de Ana Cecilia (esto es algo que no les había contado, ya les contaré oras que vuelva a tener tiempito), entonces mi salida + la salida de varios de mis chavos, no era tan sencillo como para darme el lujo de poder deshacerme de ella...... pero la falta era grave. Como siempre, el esposo fue quien me dio luz y guía en esta decisión, y pues ya...... el viernes le di las gracias.

Afortunadamente, ella aceptó de inmediato su culpa, y llorando me pidió otra oportunidad..... y ahi fue donde se me quebró el corazón. No la di. Pero....... debí haberla dado? La balanza entre la decisión empresarial-jefística y aspecto personal me hizo demasiado ruido.

Por las implicaciones de la acción y toda la gente que se involucró para que pudiera tomar esa decisión, sabía que ya no había vuelta atrás....... o si???

Ustedes que hubieran hecho??????

Atte. Una jefa con corazón de pollo.


1 comentario:

Mau dijo...

Hola Yuni,
Primero que nada, Oompa loompas somos casi todos, solo que hay algunos que nos ponen a hacer distintos numeros musicales.

Yo en tu caso hubiera hecho lo mismo. Sin segundas oportunidades. Creo que es lo mejor para todos en varios niveles.

-Si la chica en cuestión es Junior, pues creo que le hiciste un favor, por que jamás de los jamases se le va a volver a ocurrir falsificar una firma. Le quedo claro que le puede costar como mínimo la chamba.

-Si lo hizo con dolo, pues que bueno por ti, por que hoy es una firma e imagínate los alcances que hubiera podido tener después.

-Si lo hizo sin dolo, mejor aún. Si en una decisión de sentido común la regó tan feo, imagínate en algo mas importante. Suena un poco egoísta, pero te conviene tener en tu equipo a gente confiable, por que si no luego la que lo va a pagar eres tu misma.

-Me imagino que como jefa si no un barco, al menos eres como una lancha. Creo que la decisión firme te ayuda con tu equipo y te da una imagen justa de jefa. Buena onda con el que cumple y serio con el que la riega. Si la hubieras perdonado, probablemente hubiera sido una mala imagen de liderazgo con el equipo.
Correrla tuvo justificación, no fue un capricho tuyo. Quedártela no tanto.

La primera persona que corrí, me dio cruda por un mes :(.
Me han tocado ya varios desde entonces y no se deja de sentir feo.

Creo que también tiene importancia que haya aceptado su error, así no lo tomará tan personal.

Tampoco tu te lo tomes tan personal.

Te mando un abrazo de temporada a ti y a tu familia que crece! (menos a los gatos que me caen gordos en general :p)

Sigue Gozando!
Mau