8.1.09

A veces me da pena.

Que digan que soy crispi.

Me da pena que pongan un nombre a una actitud que dista mucho de la que Jesus vino a mostrar a la tierra.
Me da pena que rematemos cada frase con un "aleluya!"
Me da pena que nos preocupemos porque un fulano tuvo "muerte cerebral", y lo que nos preocupe era que "vivía en fornicación", y cuando estaba "bien" jamás lo pelamos.
Me da pena que lo único que nos importe de la gente sea "llevarla a un encuentro"
Me da pena que lo más importante sea "tener reunión de oración" y posponer encontrarte con un amigo.
Me da pena que nos duela dar dinero para cualquier causa, pero diezmemos puntualmente.
Me da pena no saber que es ser un VERDADERO crispi, y más pena me da no serlo.
Me da pena acudir a LA presencia sólamente cuando estoy triste.
Me da pena mi hipocrecía.
Me da pena.

Y a pesar de todo. Me maravilla que aún así EL me ama.

2 comentarios:

THE QUEEN TAIS dijo...

QUE BELLO YUNI... MUY SINCERO Y SENTIDO... POR CIERTO... SUERTE EN TU NUEVA CASITA EN SOLITARIO... HAZLA TU HUEQUITO PARECIDO AL CIELO... BESITOS... THE QUEEN

Bill Mano dijo...

Ya sabes que opino de eso:
'Son... I am disappoint'