14.11.16

La maternidad..... difícil maternidad!

Pues con las entradas semestrales no creo que logre mucha audiencia. Pero es que ya no escribo para lograr audiencia, bueno, yo si me leo y creo que escribo con tantísima facilidad que Neruda se queda corto. O Benedetti. O Amado Nervo.......
Cecilia ha llegado ya al año y medio, y en estos 20 meses han pasado tantas cosas! Que cosa tan increíble el desarrollo de los monos (porque así le digo a mi chiquitita, Mono apestoso. Pollo Pelón. Changuito Peludo). En un solo año ha aprendido a sentarse. El paso de la papilla a la comida ya más entera. A caminar, primero tomada de los muebles, luego el clásico "solito", luego la marcha ya solita.
Hemos aprendido a conocer su medio lenguaje. Saber cuando quiere tomar pecho. Cuando tiene sueño y se rasca su cabeza o se talla sus ojitos. Cuando quiere ir a los columpios. Cuando quiere escuchar determinada canción (Si alguna vez en otra vida me topo al autor de Witsi Witsi, prometo que lo patearé hasta que olvide que alguna vez conoció a una araña).
Ha sido una etapa complicada. Difícil -a veces MUY difícil- ese momento del día que te das cuenta que ni siquiera has tenido oportunidad de bañarte, o de cepillarte los dientes....
Y leo en todos lados opiniones tan contrarias.... por un lado, el clásico consejo que no te olvides de ti misma, o de tu vida en pareja, que me parece totalmente válido, pero luego piensas que cuando te casaste, nadie te dijo que no te olvidaras de tu vida de soltero... aunque sea un poquitito. Siento que es una etapa diferente, cansada -bastante-, frustrante -a veces-, desesperante -también a veces-..... Pero es una etapa que nunca volverá (o bueno, quizá si con un segundo pollito), pero hoy por hoy, las lágrimas que me ha hecho derramar Cecilia por que está maxi fastidiosa por la salida de las muelas nunca la voy a volver a vivir (Gracias Dios!!!)..... pero tampoco volveré a repetir sus besos babosos. Sus ojitos hermosos. Su caminar de pingüino. Sus canciones a media lengua. Lo increíble que se siente cuando la besas ya dormida (ya dormida es la palabra clave, ajajaja). Cuando respira suavecito con una cara angelical y sus ojitos cerrados. Cuando acomoda sus monitos de goma en la escalera. Cuando llena de piedritas las botellas que nos encontramos en el parque.
Y así podría seguir. Un momento terrible de frustración y cansancio seguido de mil momentos de belleza y amor. De crecimiento. De descubrimiento. De diversión.
Y pues no es difícil no arrepentirse de estar con ella. (Aunque bendigo con el alma el domingo del mes que la cuidan sus abuelos para poder sostener una plática decente -así se le dice ahora, jajaja- con su padre.)
Ahora mismo no la tengo conmigo. Se la llevaron sus abuelos para que yo tuviera un tiempo de respiro. Pero es como un círculo vicioso. Esta conmigo y es tremendamente demandante, estoy sin ella y literal es una opresión en el pecho de no estar con ella, aunque sea para que este dando vueltas alrededor de mi pidiendo que la cargue. O chichita.

Chichita??? Si, a los 20 meses aun le doy. Y espero darle al menos hasta los 2 años -así lo pide la OMS- y si ella quiere, aun más tiempo. Vaya que no conozco ningun adolescente que aun tome pecho. Aunque tampoco conozco a nadie traumado porque lo hayan destetado muy pequeño. Este tema -como todo en la maternidad- tiene sus detractores y sus defensores. Lo unico que es cierto que ese momento que estamos en el cuarto de la chichita, solo ella y yo. Sus manitas tocándome. Sus ojitos viendo mi cara, su calor de pollo pelón llenando mi ser. Ese momento solo estamos nosotras, sin berrinches, sin estrés, sin gritos, sin cuestionamientos, sin tiempo. Ese momento es felicidad plena para las dos. Así que no se cuando la deje. Cuando quiera ella, supongo.

En fin. Gracias a los que aun andan por aqui aunque sea por error. En esta página que me ha visto pasar de la inmadurez. Los desamores. Los trabajos. Las diversiones. Hasta esta etapa. La maternidad. La dificil maternidad!!!

No hay comentarios.: