26.5.08

Estoy a punto

de irme a la cama.
Mas bien estoy en la cama, pero hace mucho calor, estoy terminando de hacer una presentación y aprovecho para saludar el changarro.
¿Cómo han estado?
Yo bien, gracias. Cansada, mayormente.
Feliz, en segundo grado.

Es mi empresita nueva todo lo que yo esperaba? Hasta el momento, parece que si. Pero hubo quien dijo que no todo lo que brilla es oro. Así que ni se.

He ido al cine. Ironman (dos trenzas), Indiana Jones, en premier. Gracias al cielo que no había visto ninguna de las anteriores, es francamente horroroso.
Quiero ver narnia.

Y tambien quiero un enorme helado de nuez de Bing, porque estoy en edad de bing.

En el DF fui a ver a un amigo. Ahora es un crispi socio de CEPC, platiqué un ratito con él al calor del un starbucks de polanco. (o sea goeeeey).

Estuvo a punto de casarse el año pasado, y de repente se dio cuenta que no estaba enamorado. ¿Pueden creerlo? Yo difícilmente, ya con fecha establecida, niña pedida en gringoulandia, y buscando lugares donde hacer la ceremonia, y de repente, ¡Bling!, "oh por Dios, no estoy enamorado de ti....bueno..... adios".

Claro que no fue así tan literal (espero), pero no quiero pensar en la pobre chavita. Ha de estar cortándose las venas mal plan.

Crispis, siempre con sus cosas.

Mientras estaba en el starbucks (de polaaaanco, veeesssss), una señora estaba llorando a un costado mío. Me acerque a preguntarle si se sentía bien, o si podía yo hacer algo por ella.
Resulta que su hijo la llevó al café, y le dijo que esperara, que porque tenía que hacer algunas diligencias.
Eso fue a las 10 de la mañana, iban a dar las 20.00 horas. Y estaba desesperada. No conocia a nadie en México, no tenía dinero, no había comido, no sabía si su hijo estaba bien.
¿Que podía hacer yo? nada realmente, estar con ella, indagar sobre números de teléfono a quien pudieramos avisar que ella estaba ahi, preguntar si podíamos comprarle algo de comer.
No más.
Y de repente -Y gracias a Dios- el hijo regresó. No dio razones por haber llegado tan tarde (bueno, al menos a nosotros no).
Mi amigo dijo que no estaba realmente tan preocupado, porque en el DF hacer una diligencia (una!) realmente te toma todo el día.
No podría vivir allá.
En fin. Sigo viva.

Tengo cositas que contar. Pero no se bien como.

Me extrañan?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues la neta sí te extraño... ya ni mis correos respondes... lo malo es que me empiece a acostumbrar o desacostumbrar, ya ni sé...

Adn

Anónimo dijo...

Felicidades por el detalle de interesarte por la señora del cafe, eso es tener calidad humana y tu la tienes.

Toda accion de valor y consideracion, tiene su recompensa, por eso te seguira yendo excelente en la vida.