19.5.07

El recuento....

Sábado, 17.05 hrs.
Lugar: el consultorio de mi casa.
Paredes blancas, escritorio gris, sillas negras y la Fridi durmiendo en una de ellas.
Me reclaman de todos los pelos que suelta en la silla.
A mi izquierda está el baumanómetro. Me tomé la presión, 86-53, no se que signifique cada uno de los numeritos, pero si se que se supone que está un poco más baja de lo normal.
"No te sientes cansada?"- me pregunta la mamá
-No, es la huevonada de siempre.
Vago un poco por el Internet, me aburren las páginas, Cinépolis no quiere abrir.
Y llego a mi bloguito.
Lo he descuidado.
En general he descuidado todo estas semanas. La vida ha estado como en stand by.
En la oficina ha estado muy bajo de actividades, la escuela apenas esta queriendo arrancar. No he salido, no fui al concierto de Shakira.
Han sido días como grises. Han sucedido cosas que me ayudan a entender que perderte es algo realmente equis.
La salud de la mamá de la licenciada me ha hecho voltear a ver a la mía, se ve fuerte, pero uno nunca sabe.
-Tienes terminantemente prohibido enfermarte- le digo y se ríe, como si eso estuviera en nuestras manos.
-Vamonos de vacaciones!!! - Estamos armando el plan de volver a salir. Y no me entusiasma.
Creo que es el periodo de duelo, el guión gris que siempre está después de una pérdida. El tiempo donde uno se siente como a la deriva, como perdido, como en el limbo.
Pero poco a poco los días se van haciendo luminosos, no quiere decir que no te extrañe, pero ya no es tanto.
De repente me acuerdo, y siento una opresión en el pecho que no me deja respirar.
Han habido personas que me han ayudado, amigos que me han tendido la mano, hermanas que me han zapeado por ser mensa, desconocidos que se han ofrecido a estar ahi, personas especiales que se han chutado mis berrinches sin chistar, antiguas personas que lo primero que dicen al verme es -¡Ya sonríe con una %$·gada!
A pesar de todo lo gris del escrito, la verdad es que no estoy tan en el hoyo.
Estoy saliendo.
Dentro de una semana iré a un crispi-retiro.
Solo yo y Dios, al final de todo, Él es el único que sigue estando presente.
A pesar de todo lo que me burlo de los crispis, en verdad deseo un tiempo para verme a través del crisol de sus Normas.

Quisera saber como estas tu. Ojalá un tercio de lo triste que estoy yo. Ojalá bien, feliz.
Supe por un amigo en común que había un alguien en tu vida.
Un alguien que está lejos, pero dentro de ti.
Me sorprendí, yo no lo sabía. Se me hace raro que nunca lo comentaras, especialmente por el nivel de confianza que teníamos.
Quizá fue solamente una pantalla para justificar el porque no estabas conmigo.
Pero me dio gusto, creo.....

En fin, la semana ya se terminó, y espero que empiece una nueva, y que cada día que pase tu ausencia me duela menos.

2 comentarios:

Carolina dijo...

Así es y será cuando dices:
Él es el único que sigue estando presente.
Abrazos Yuni

Jazmin dijo...

muchos saludos y a hecharle ganas; a mi siempre me animan las canciones alocadas, prueba la de "pegate" de ricky martin; o irte de antro a bailar, claro 0 alcohol, pa' no ver doble y no extrañar doble y no chillar doble, leiste el libro???