7.2.06

Singing on the Road.

-Pues vamonos a cantar a los camiones!!!!

Me dijo mi amigo el Químico, cuando le dije que no me alcanzaba para pagar el congreso en Cuernavaca, de CEPC.

- A los camiones?? - pregunté, temiendo que mi nivel de glamour quedara al nivel de la popularidad de Montiel (ejem, aqui hay un anacronismo (es mi palabra dominguera, si no saben que significa, que mal) porque Montiel es de esta época, y la anecdota es de hace como 5 años, pero aplica pa que sientan que pex con eso)

- Si, yo así he mantenido mi carrera así.
- Pero así nomás te subes y ya?
- Si, yo llevo la guitarra, y entre los dos cantamos,y lo que saquemos, a partes iguales , te late?
- Va. (OK N. de T.) (en ese entonces no estaba de moda decir "VA" ni "VALE", que no se porque, los adolescentes tanto han puesto en boga en estos días, cual buenos catalanes de pacotilla)

Y así, con esta simple conversación, me decidí a probar suerte en los camiones.
Quedamos de vernos muy tempranito, a primera hora de la mañana, para aprovechar todo el dia.
Pensé (como buena fémina): que voy a ponerme!!! Claro está, no podía irme con mis mejores trapos, pq no se vería como una pobre estudiante necesitada de dinero. Y tampoco podía irme en modo "a la despreocupé" porque ps tampoco era para dar lástima, y mucho menos sacrificar el glamour (poco, ciertamente) que quedaba.

Nos quedamos de ver en una parada muy concurrida, donde pasan practicamente el 40% de las rutas del rancho donde vivo. Nos saludamos,y me preguntó -Estas lista?
Obviamente yo iba con el nervio a flor de piel, pero pos dije que si.
(Ah!!! finalmente me fui de jeans y tenis, por aquello de la cansada)
La idea era que cantaramos juntos, arrancamos juntos, y terminamos juntos, pero a la mera hora, me ganó el pánico escénico, y pos no pude arrancar.

- En algun lugar de un gran país, olvidaron construir un lugar donde no queme el sol, y al nacer no haya que moriiiiiiiiiirrrr!!!!
Y hasta aquí pude entrar yo.
- Y en las sombras muere el genio sin saaaaber, de su magia concedida muchos sin pedirlo mucho tiempo antes de naaacer.

y aqui es donde el público enloquece (ja). Porque es normal que los chavos canten en los camiones, pero ver a una chava tan hermosa y preciosa como yo (doble ja), con una voz como la de la vaca alzada de la academia (Yuridia)(triple ja), cantar en su monótono día, pos como que si alegra el día, no?

Bueno, el pex fue cuando me encontré a una conocida... jejejeje, ahi si me dio mas penilla.
Pero pos saque lo del congruexxxo en Cuernavaca, me la pasé de pelos, mostré al mundo mi talento natural (cuatro ja), y pos estuvo de pocas tuercas.

Jejeje.

3 comentarios:

despreciado dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ebriopuerco dijo...

Una buena forma de perder el miedo, no se si le dije que es usted un estuche de monerias... ah y no recuerdo si le he dicho cuanto le admiro..

Adrián dijo...

Siempre he querido hacer esto, pero no me he animado. Confieso que una ocasión me pasé tres cuadras con tal de escuchar al que cantaba en el camión. Le di una buena propina y no me importó caminar un poquitín.

Tengo varias amistades que se dedican a eso y dicen que les va bien.