4.5.09

Día 12- Día Puturriento

Nadie en el mundo con menos de 90 años dice puturriento.
Pero no encuentro palabras para definir el día de hoy.
Hoy regresé a la oficina después de una semana de home office (el cual oficialmente odio). Con un cerro de pendientes asquerosos.
Hoy me caí de sentón y me duele la espina.
Hoy me peleé con mi mejor amiga por un estúpido proyecto de una estúpida materia, de la maestría estúpida.
Hoy sigue sin aparecer mi gato.
Hoy apareció un basset hound sin casa. Seguramente alguien está preocupado. Y tenemos un inquilino nuevo.


Y hoy es el día doce de una sextena de puturrientos días que no debo hablarte ni verte.
Pero hoy si necesitaba un abrazo. Aunque fuera virtual.
Estaba a punto de marcarte, pero el libraco estúpido dice que si uno rompe la sextena, hay que volverla a empezar. Y no quiero, he tenido 12 días puturrientos como para empezar de nuevo.

Le pedí un abrazo a un alguien. Que obviamente tenía sus propias preocupaciones y me mandó a paseo (bueno, no a paseo, simplemente se ocupó).
Pero al menos no te llamé.

Aplicará igual si te sigo pensando a cada rato?
El libraco dice que hagas un cuaderno (de la supermujer) donde escribas lo que sientes cada día. Supongo que este aplica como mi super cuaderno.
Con la pequeña diferencia que nomás me lee un mundo de gente en internet. Ja.

Sorry gente, prometo escritos menos puturrientos, y espero días menos puturrientos.
Al menos ya van 12. Es una quinta parte!!!!

3 comentarios:

Alice dijo...

Hola

¿Te sirve si el abrazo virtual te lo mando yo?

Ánimo a no llamarlo. Una cosa que me funcionó a mí es estar ocupada con algo interesante que me impida pensar en que no estoy haciendo la llamada. Otra cosa que funciona es escribirle una carta con lo que quieres decirle y después terminando quemarla.

Buitre dijo...

Si quieres abrazos virtuales, abrazos virtuales tendrás.

Anónimo dijo...

tu lo que necesitas es un buen pollazo.
Puturriento, excelente palabro...