10.5.10

Fin de semana de balazos

Fuimos a pasar el fin de semana a Yautepé, el bonito pueblito de crepúsculos arrebolados (jaimito el cartero dixit) donde fui a amarrarme al amado de mi corazón.
El plan era básicamente rascarnos todo lo rascable, metidos en la alberca (a la alber, a la alber, a la alber... ca nos vamos a nadar, en cerveza nos vamos a ahogar, a la albeeeerrrcaaaaaa), comer todo lo comible, dormir todo lo dormible, seguido de una larga cadena de eséteras.
Pues resulta que el sabado seguimos el plan al pie de la letra, pero ya en la nochesota (tipo 1 am)
estábamos ya dormidos (el plan no incluia desveladas, ya la edat no nos da para tanto....)
Se oyeron dos grandes BANG! BANG!!! super cerca de nuestra ventana!
El esposo se levantó en fa, y dijo "esos no son cuetes, son disparos, voy a ver", echo la mocha (expresión mexicana que siminifica -en chinga-) se salió de la recámara a ver que había sucedido.
Resulta que habían intentado meterse a la casa, habían cortado una de las mallas al rededor, e intentaban meterse. El cuidador salió y con un rifle, zas! 2 balazos en dirección de la malla.
Los balazos ahuyentaron a los cacos (otra expresión que siminifica -pinches rateros), pero ya no nos dejaron dormir.
(esta nota tiene un % de falsedad, yo si me volví a dormir, el esposo fue el que se quedó como pepita en comal el resto de la noche).

Y ya.... por lo demás, estuvo bien chido

1 comentario:

J dijo...

Pero que santo susto!!! lo bueno es que todos estan bien, y que el resto del paseo descansaron